sábado, julio 19, 2008

El bollo de mierda


Toma la pasta de dientes y unta un poco en el cepillo, se mira al espejo y hace caras mientras se cepilla los dientes. Se rasca el poto y tose un poco antes de salir del baño. Va a la pieza, enciende el computador y deja reposar su humanidad sobre la silla… Navega, navega, navega… y de repente lee:


“75% de probabilidades que el nuevo experimento del CIEB (Centro Internacional de Estudios Biológicos), colapse y difunda un gas venenoso por todo el planeta.

Esta mañana, el Director del CIEB dio declaraciones a la prensa diciendo que la idea de que los filtros de aislamiento colapsen o dejen filtrar pequeñas partículas del experimento biológico es completamente imposible, “es de incrédulos pensar que el hombre no podrá dominar la naturaleza del virus. Dios creó el mundo y nos dio la libertad para que nosotros gobernáramos sobre las demás criaturas. Dentro de un mes, podremos ascender hacia el penúltimo peldaño de la pirámide al superar al único enemigo no humano que confronta al hombre, el VIH”, fueron las palabras del doctor Riddle. Además, aseguró que la idea de que el virus mute está completamente descartada, puesto que lo que hace el nuevo virus, es bombardear al otro, con pequeñas dosis de Ácidos que harían colapsar la pared proteica y no fortalecerlas como se piensa. Esta proteína es esencial para el desarrollo del virus en las células a las que ataca. Y que el CIEB cuenta con tecnología de último nivel para cualquier imprevisto.

Por otra parte, los retractores al experimento dicen que no se debe jugar a ser Dioses, y que la soberbia humana está alcanzando niveles autodestructivos. Éstos piden que se hagan más estudios antes de probar el suero, puesto que, como dice el Dr. Ramírez, habría un 75% de probabilidades de que más que destruir el virus este se viera reforzado, sin mencionar que la mutación no podría ser contenida dentro de los márgenes del laboratorio central del CIEB…



Se levanta estupefacto de la silla y va donde Sofía, su compañera de casa a comentarle sobre lo leído. Pero esta no hace nada más que mirarlo y reírse, lo llama alarmista, y le dice que es imposible que eso pase, debido a que los científicos jamás pondrían en riesgo la vida de millones de personas y si lo hiciesen sería una noticia que estaría en todos los medios, no sólo en páginas de inadaptados. Se marcha decepcionado de la pieza, pensando – Incrédula –.

A las 5 de la tarde está en una armería comprando la mejor mascarilla de gases que sus ahorros puedan costear y decide no sacársela nunca más hasta que pase la fecha del experimento y se compruebe que el mundo está a salvo. Duerme con ella e incluso se baña con ésta, sólo se la saca para comer, pero aguanta la respiración hasta meterse la cuchara en la boca, y mastica sólo cuando la tiene puesta de nuevo. La gente se burla de él, ya nadie lo toma mucho en cuenta, lo llaman loco, y Sofía no hace más que molestarlo e incitarlo a que se saque la máscara. Pero él tiene una convicción mucho mayor así que se la deja y hace caso omiso del mundo.

Y el último día de la fecha del experimento se va a la cama rogando que Dios se apiade de la soberbia humana. Despierta como las 3 de la tarde y todo está en silencio, la casa esta vacía, y no hay ruido en las calles. Se viste y sale a dar una vuelta y, en el camino, descubre un paisaje terrorífico, el mundo realmente ha sido castigado y, quizás, es él único sobreviviente. De todas maneras, decide ir a la U a ver si Sofía se encuentra bien, ruega que esté viva sólo para disfrutar el decirle “Te lo dije”. Pero al llegar allá contempla que no hay nada más que un montón de cadáveres tirados por toda la facultad. Rebusca entre los cuerpos en busca de Sofía y la encuentra tirada en las escaleras de la biblioteca. Se apena al ver sus ojos azules apagados y su naranja cabellera cubriéndole el rostro. Se acerca a ella, la abraza y llora un poco, pero luego recuerda a lo que había venido <> y la deja en el suelo. Se levanta y camina hacia donde ella reposa su cabeza inerte, se baja los pantalones y deja su trasero justo encima de la cara de la muchacha, para luego comenzar a cagar. Un bollo de mierda se enrolla en medio de la nariz de la chica y él se levanta al acabar. Contempla satisfecho su obra y suelta una carcajada diciendo:

-Ja, Ja, ¡Te lo dije perra!

3 comentarios:

Claudio dijo...

jaJAjaAJa
eres mi idolo de hoy weon!
jaja puta la wea buena, dame un hijo

Penta dijo...

Es idea mia o esto es una extrapolarizacion de un deseo reprimido y quizas una vision precognitiva de un futuro cercano con un LHC de por medio.

Shin dijo...

weon!!!!!!!!! te perdiste!!! conectate mierda! :D

who's online